A la hora de escribir

Estoy empezando a desarrollar cierto ritual a la hora de postear. Aún no es nada definitivo pero ya veo ciertas actitudes y ciertas cosas en mí que me muestran cuanta energía le estoy poniendo a esto.

Ayer en la mañana me sentía ansiosa por escribir pero no podía. Tenía varias cosas en la mente, varias, todas diferentes pero antes de ponerme a escribir acerca de ello, me puse a ver otras cosas en internet. Se supone que hago eso para relajar la mente y que las palabras fluyan con suavidad.

No sé porque me sentía como si alguien me tuviera una pistola en la cabeza, presionándome para que escribiera el post de una buena vez. La verdad es que estaba acelerada sin ningún motivo, no hallaba la forma de entrar en mi blog y empezar a escribir. Eso es tan irónico, tener algo que escribir pero
no poder hacerlo por la razón que sea.

Hay días en los que me levanto, me dirigo al computador y todo fluye como tiene que fluir, suavemente, sin prisa y con calma como diría una canción que ahora no recuerdo quien la canta ni como se llama pero bueno, ustedes ya están grandecitos para entender con las pistas que les doy.

No tengo una preparación antes de ponerme a escribir, confio plenamente en mis habilidades para redactar, no en vano saqué excelentes calificaciones en la Universidad con mi ensayos. Tengo una facilidad para escribir y es esa
la habilidad que estoy explotando en la red.

Ah, lo bueno es que la mayoría de las veces, o estoy en pijama o en ropa diminuta.

Leave a Reply

Powered by WordPress