Tienes lo que te mereces

Tal y como lo quise, tuve una muy buena noche a la hora de dormir. El calor no se ha disipado, no ha tomado vacaciones ni nada pero por lo menos pude dormir todo la noche sin despertarme para nada. Eso fue lo mejor sobre todo porque me acosté con un sueño que apenas me dejó pararme para apagar la luz.

Yo normalmente soy una niña buena y hago las cosas bien, pero ayer en la noche me gozé muchísimo al ver como mi abuelo y mi tío no dijeron una sola palabra cuando mi hermano estaba viendo un programa acerca de policías, cuando normalmente a esa hora estan dando el noticiero y por supuesto eso se lo tienen que ver como sea. En vez de decirle que cambiara el canal, mi abuelo sacó una silla y se sentó en la terraza a ver lejos, y mi tío, que estaba en la tienda, regresó, vio a mi hermano muy instalado y no dijo nada. Se puso a cenar, pero se le notaba que no estaba contento con la situación.

Yo estaba cenando en ese momento también, y me dio mucho gusto ver esa escena. Si hubiese sido yo la que tenía el control remoto, esos dos seguramente me hubiesen dicho que “ya van a dar el noticiero, cámbialo”, pero yo obviamente no lo iba a cambiar porque estaba en todo mi derecho de verme lo que yo quiero. Si ellos llegaron cuando ya el televisor está ocupado , no tienen ninguna autoridad para decirme que cambie el canal.

Creo que como es mi hermano, osea hombre así como ellos, por eso no le dijeron nada. Mi tío especialmente es un machista con corona que aún piensa que las mujeres solo sirven para lavar ropa y cocinar, pero está muy equivocado, y por eso es que ya aquí han habido varios enfrentamientos donde yo he salido victoriosa, porque yo si hablo y me hago escuchar para defenderme como mujer.

Confieso con la mano en el corazón, que me encantó ver a ese par así, perdiéndose el noticiero y sin ninguna oportunidad de reclamar. Especialmente me gustó sobremanera ver la cara de mi tío, que se lo notaba la inconformidad pero tampoco se atrevía a decirle a mi hermano que cambiara el canal. La verdad para mí eso fue otra victoria, porque así se da cuenta de que en esta casa él no manda.

Mi abuelo tampoco dijo nada, pero insisto en que seguramente eso tiene que ver con que en esta ocasión era mi hermano con el que tenían que enfrentarse si querían ver el noticiero. Estoy segura de que lo que los hizo callar es el hecho de que  era otro hombre al que tenían que enfrentar, no una mujer. Seguramente para ellos es más fácil con una mujer porque el machismo los hace vernos como seres inferiores, sin derecho a nada.

De todas formas, para mi fue maravilloso ver lo que pasó, incluso cuando me paré para llevar los platos a la cocina después de cenar me tuve que reir en voz baja. Es excelente, sobre todo que esto le pase a mi tío, no tanto a mi abuelo. Poco a poco tiene que entender que él no es ningún rey…ni siquiera llega a ser el bufón del rey.

Leave a Reply

Powered by WordPress