Noche de Cheers y lluvia

La noche de ayer fue el desquite de todas esas veces en las que quise tomarme un trago y no tenía la oportunidad. La noche de ayer fue memorable y especial, no tanto porque tomé y le di rienda suelta a ese bestia salvaje dentro de mí que le gusta tomarse sus tragitos de vez en cuando, sino porque todo fue particularmente bueno.

Mi compañera del crimen, Yaneht, mi amiga y vecina, fue la única complicé de esta  aventura alcohólica.  Creo que las dos estabamos necesitando una noche así desde hace mucho tiempo, porque es bueno hacerlo de vez en cuando, y no lo digo como excusa para hacer una locura porque de hecho no hubo nada loco ahí, sino porque es algo que rompe la rutina diaria.

Le presenté el maravilloso sabor de cheers, una crema de ron tan exquisita que embruja y deleita. Yo estaba 200% segura de que le gustaría, por eso no dude en proponerlo como  nuestro compañero de la noche:

Ese fue el momento en que la lluvia hizo su entrada y por un momento pensamos que lo arruinaría todo, pero no, supimos como manejar la situación para seguir con la conversación profundamente personal y secreta  que teníamos.  La noche era nuestra cómplice número uno y la lluvia con todo su ímpetu refresco la situación.

Nuestro pequeño encuentro no estaba amenizado con el ruido de la calle, o las hojas al caer o cualquier otra cosa; teníamos música puesta, de la que se encargó su querido esposo, pero él no estaba invitado a nuestra reunión de chicas, simplemente era nuestro muy complaciente DJ, alegrándonos con la mejor salsa de los mejores artistas de los tiempos en que eramos unas jovencitas.

Creo que antes de empezar el primer trago ya parecíamos borrachas porque estabamos un poco más alegre que de costumbres, y mi vecina hasta derramó el hielo en algún momento. Por supuesto, siempre había que proteger el elemento más importante de la noche: la botella de Cheers.

Mencioné la palabra borrachas, pero no quedamos para nada borrachas; creo que yo si estaba algo prendida pero ella se veía muy fresca…a menos que estuviera disimulando. Era solo una botella de 750 ml. para las dos porque en principio cuando planeamos todo pensamos que una sería suficiente, pero no fue así. Para la próxima tendrán que ser 2 o 3…ah, y que no se me olviden las cerezas para acompañar nuestros tragos.

 

2 Responses to “Noche de Cheers y lluvia”

  1. Marina dice:

    Me encanta tu pagina muy interesante y informativa.

    Gracias por tu comentario en mi blog. Me encantaria seguirpnos si quieres.

    <3 Marina
    Fashion.MakeUp.LifeStyle

  2. misslego dice:

    Me alegra que te guste Si, he visto muchas cosas cheveres en tu blog. Te sigo.

Leave a Reply

Powered by WordPress