Qué insomnio?

Hay algo super importante y bueno que puedo rescatar de todo este cansancio que tengo al final del día cuando no quiero saber más nada de computadores, letras, perro (lo siento por Luca) y todo lo demás; el sueño llega a mí con total libertad y sin ninguna invitación previa, tal y como debe ser por los siglos de los siglos. Amén.

Que rico es irse a la cama con esas ganas de dormir tan grandes que ameritan 12 horas de sueño pero que las ocupaciones no dejan. Estoy durmiendo alrededor de unas 6 o 7 horas, pero esta bien. No puedo acostarme sin antes revisar ciertas cosas en el computador que para mi son importantes, como por ejemplo, este blog.

Cuando son las 5:30 p.m. que ya estoy en casa, la idea es seguir con la misma energía que manejo en la fundación para revisar mis cosas, pero no puedo. Estoy tan cansada que mi cuerpo responde de forma diferente y lo único que se me ocurre o que por lo menos me dan ganas es de tirarme a la cama sin comer ni bañarme ni nada, solo me importaría dormir hasta el otro día para una nueva jornada de traducciones.

Lo siento mucho por el insomnio pero le ha llegado la hora de abandonarme. Estuvo en mi vida por mucho tiempo y la verdad no quiero volver a verlo en mi vida, ya bastante daño me hizo.

Esto es lo que necesito para combatirlo, estar ocupada todo el día pero no de forma estresante. Ya terminé de ponerme las inyecciones y me siento mucho mejor, con energía y vitalidad, pero esta se desvanece rápidamente asi que estoy pensando en tomar algún producto de estos que mejore mi rendimiento diario. Creo que es necesario.

Seguiré disfrutando de lo bueno de la vida, dormir sin complicaciones y como Dios manda.

Leave a Reply

Powered by WordPress