Como una graciosa ardilla

Hace un  par de días mi tia tenía una super gripa que le afectó bastante la voz. Eso me recordó que en mi época de estudiante, hace como 100 años, yo solía tener ese mismo problema cuando me daba ese tipo de gripa que quiere mantenerte en la cama todo el día pero de alguna forma se sacan fuerzas para continuar.

Yo quedaba realmente difonica, por lo que era casi una tumba. Durante mis clases permanecía callada y si alguien me decía algo, yo le respondía con señas y he hacía saber que no tenía voz. No intentaba sacarla porque eso no iba a ser bueno para una recuperación satisfactoria.

El lunes yo salí desde my temprano, antes de que ella se levantara, así que no sabía como se estaba sintiendo porque estaba enferma desde el sábado. Cuando regresé en la noche, con un cansancio tan terrible que lo único que deseaba era dormir como por dos días seguidos, fui a su cuarto para preguntarle por un producto de una revista. Cuando me contestó yo no pude evitar reirme a carcajadas: su voz era la de una niña, o mejor, parecía la de una ardilla, como en la película. Realmente era muy gracioso escucharla. No era mi intención burlarme de ella sino con ella.

Al escuchar mi risa que es algo estruendosa, mi madre llegó al cuarto a ver que era lo que estaba pasando. Comentó que esta mañana llamó a la casa desde el trabajo, y cuando mi tía contestó el teléfono no la reconoció. Se preguntaba quien era esa niña que  había tomado la llamada.

Por estar riéndome no escuché muy bien lo que mi tía me había contestado, así que tuve que volver a preguntarle. Cuando volvió a contestarme, la risa se apoderó de mí de forma automática. Simplemente no podía evitarlo, es que era demasiado gracioso escucharla. Mi madre y una prima que estaba ahí también, se reían de verme a mi reirme con tantas ganas. Era increible.

Después de unos minutos, o no, unos segundos, yo seguía riéndome de solo recordar el tono de voz  de mi tía,  patrocinado por la gripa que la afectaba. Terminé de ver unas cosas en la revista que sostenía en mis manos, y aún  en presencia de ella cuando permanecía en silencio, yo solté una carcajada una vez más.

Creo que esa pequeña terapia gratuita de la risa me hizo escapar de las garras del cansancio que traía conmigo. La risa es buen remedio para casi todo, puedo decir.

Nota: mientras escribía este post me costó mucho trabajo contener la risa que me producía el recuerdo de aquel momento. Creo que mi portatil necesita un baño porque pequeñas gotas de saliva pudieron haberle caido, toda vez que cerraba la boca para evitar reirme de forma loca, como es usual en mi, y llamar la atención de las personas en la casa que de seguro me tildarían de loca.

6 Responses to “Como una graciosa ardilla”

  1. sagittarian dice:

    Hi, you’re right, laughter is one of the best medicine..:) Nice sharing..:) If your laptop can only tell you ‘oh not again showering me???hahaha.. just kidding! 🙂 Passing by ..:) Keep smiling..:)

  2. ruwaiz ahmed dice:

    Nice stuff to read! I really enjoyed it! By the way i am a blog traveller and i was passing by, stopped on your site to take a rest! Believe me my rest was worth while! I really enjoyed it a lot! Your stuff are awesome! Keep bLoGgiNg! 🙂

  3. misslego dice:

    Hi Saggi, lol, I love your comment here, and yes, if only my laptop could talk, lol. Thanks for dropping by!

  4. misslego dice:

    Hi Ruwaiz, thanks for the lovely encourage, and wow, I feel flattered now, thanks! I am glad you like it! Thanks for visiting me.

  5. misslego dice:

    Hi Reine…thanks for visiting.

Leave a Reply

Powered by WordPress