Fabulosa noche de club en el gym

El día de ayer fue maravilloso, una de las tardes más espectaculares que he tenido en años, y no estoy exagerando porque en serio, hace años que no sé qué es divertirme, no sé qué rayos pasa pero bueno, me alegra que la vida me presente estas oportunidades de manera inesperada.

Fuí a entrenar, como lo hago todos los días, a la misma hora, por el mismo canal. Me gustó que el gimnasio no estaba tan lleno, así es mejor, me siento con mayor libertad de usar las máquinas y las pesas sin que alguien este esperando por ellas o las esté usando. Eramos creo que 5 personas o algo así, lo que es perfecto.

La cosa se puso buena cuando llego Paolo, uno de los pocos amigos que he hecho en el gym. En el mundo de la música es conocido como DJ Morfo. De inmediato puso su buena música para darle un poco más de ambiente al gimnasio y hacer que la rutina de ejercicios sea mucho más placentera. La música electrónica empezó todo. Yo apenas empezaba mi rutina así que eso fue un plus para entrenar con energía.

La dicha de ver el gimnasio con pocas personas no me duró mucho porque como a la media hora vinieron más clientes. Es algo que tengo que aceptar, yo no estoy pagando para que el gimnasio sea solo para mí. El entrenador dice que hay que compartir en caso de que la máquina a usar este ocupada, y eso no es problema para mí, ya lo he hecho, me ha tocado, porque hay ocasiones en que el lugar se llena en un momento y no hay de otra.

Paolo, o DJ Morfo, estaba entrenando fuertemente así que solo dejó que la música sonara. Cuando terminó de hacer su rutina, o no sé si en realidad la terminó, creo que no, se puso a mezclar en vivo. Resulta que había traido el portátil con él y claro, su programa para mezclar. Yo no me había dando cuenta sino cuando noté que la música tenía ciertos cambios que un CD no puede soportar. Afortunadamente Paolo tiene muy buen gusto musical así que yo estaba totalmente complacida escuchando.

No sé si fue la música, la mezcla o que, pero no estaba para nada cansada, en cambio estaba super emocionada haciendo mis ejercicios, que son pesados y duele y todo, pero yo me sentía super feliz. DJ Morfo estaba mezclando de forma increible y eso si que es un lujo en un gimnasio local.

Yo no sé que pensaron los demás o si les gusto, pero yo me sentía en un club. La música estaba genial, incluso me acerqué a Paolo con toda confianza para solicitarle una canción. Fue increible el repertorio de mezclas que hizo, yo no hubiese pedido algo mejor que eso, un DJ mezclando en vivo. Lástima que no pude tomar fotografías.

Durante una pausa de mi entrenamiento, entre hasta la “cabina” (que es en realidad como la mini recepción del gym) a ver cómo es el asunto de mezclar música. Si, vi unas listas, unas barras como de volumen, varias cosas en la pantalla del portátil pero no entendí nada y tampoco pregunté, no quería distraer al DJ que tan cordialmente nos estaba proporcionando tremendo entretenimiento.

Maravilloso viernes, es lo único que puede decir. Al final quedé con más energía que cuando llegué.

Leave a Reply

Powered by WordPress