Se acabó mi queso

Este mundo brinda placeres de los que rara vez escapo y uno de esos es la comida. Tan rica, tan variada, tan nutritiva, tan buena que es la comida, y que suerte tengo de poder comer casi cualquier cosa porque tengo un metabolismo que puede ser la envidia de muchas mujeres que luchan por mantenerse a la línea, cuando yo no tengo que hacer el más mínimo esfuerzo por conservar la figura.

Ultimamente he tenido varios encuentros cercanos de este mundo con el queso, uno de los alimentos que más me hace agua la boca. Hay veces que tengo un antojo grande de comer algo que tenga queso encima que me toca ir a una pizzeria. Si el prespuesto no me lo permite,  porque aclaro no siempre tengo la solvencia económica para darme mis gustos, entonces me  toca conformarme con comprar una porción pequeña de queso regular en la tienda de la esquina y acompañarla con alguna otra cosa.

Se me ha dado por intentar descubrir cuantos tipos de quesos me pueden gustar; después de todo en la variedad está el placer. Hace varias semanas compré un queso elemental. Al probarlo lo rechazé de inmediato porque es muy dulce. Se lo di a mi madre que si le gustó, al parecer, y claro, ella feliz que yo le regale algo.

Después de eso, hace poco vi en esa misma área de quesos en el supermercado otro que me llamó la atención, pero tengo que ser sincera en esto, lo compré mas que todo porque estaba con un 15% de descuento; cuando se tiene una billetera reducida como la mía toca aprovechar estas cosas sin tener que sacrificar el antojo. Compré solo un poco porque no quería pasar por la experiencia del elemental que no me gustó para nada.

No pude haber tomado mejor decisión que esa. Se trata del queso gouda en barra, una delicia lactéa que merece todos los halagos. Me encantó, me fascinó, que delicia de queso. Ese mismo día me comí una rebanada sola para degustarlo y aprovechar todo ese maravilloso sabor. Al día siguiente si lo acompañé con pan, y así seguía igual de apetitoso. Luego llegó el triste día en que se acabó. No lo compartí con nadie, era solamente mío. Hay placeres que no son para compartir.

Pasados dos días, eso creo, estuvé otra vez en el supermercado e inevitablemente llegué a la zona de los quesos. Busqué entre todos a ver si encontraba a mi nuevo mejor amigo y cha chan! lo encontré….con descuento otra vez! Hay sueños que si se cumplen, y creo que entre más pequeño, más rápido llegan a materializarse. Mi felicidad estaba en su máxima expresión y solo dependía de una pequeña porción de queso gouda. Ojala todo fuera tan sencillo como darse gusto con un queso.

Hoy fue la triste despedida, el último adíos, la última rebanada en reposar en la nevera para unirse a mi. Le degusté con una exquisitez con un deleite, como si fuera una cuestión de vida o muerte, el último queso gouda sobre la faz de la tierra. No es el fin del mundo, pero si la hora de la pausa en la compra; mi billetera está en modo reserva  lo que significa no más antojos…por ahora.

Me siento satisfecha cuando me doy esos gustos tan sencillos que no requieren de mucho. No lo puedo hacer todas las veces, pero puedo hacerlo en ocasiones,y eso es suficiente para mí, por lo menos por ahora hasta que me vuelva millonaria y pueda tener todo el queso que quiera, a la hora que sea y en cualquier lugar, sin importarme si no está con descuento.

4 Responses to “Se acabó mi queso”

  1. Such a sad, sad, state of affairs. You could move to Wisconsin and get a job on a dairy farm. Probably, all the free cheese you could want would be available. 🙂

    Lou Barba

  2. misslego dice:

    LOL Thanks for that Lou, I will keep that in mind 🙂

  3. Viki dice:

    There are two shops I simply cannot walk by without stopping and, often going in: a bookshop and a cheese shop. It’s hard to imagine a day without at least one slice of cheese, without feeling the wonderful flavors melting on my tongue or watching freshly cut cheese – I don’t buy these slice things – melt on buttered toast.

    Whenever I have less than three different cheeses to choose from at home, I feel very poor indeed.

  4. misslego dice:

    Oh Viki, you are really something, less that three different cheeses at home is that bad? lol, well I am glad you enjoy the great pleasure of cheese!

Leave a Reply

Powered by WordPress