Me quiero rendir, parte 2

No me había dado cuenta de que había pasado más de un mes desde la última vez que escribí. Me impresioné bastante por todo el tiempo que permanecí alejada del blog; es realmente increíble.

¿A que categoría perteneces?

Hace un par de semanas noté algo que me llamó la atención pero no me soprendió. Creo que eso debe ser más común de lo que me imagino pero no de forma tan explícita: como en muchas otras cosas, todo el mundo lo hace pero nadie dice una palabra al respecto.

Escriba mientras duerme

Ayer en la noche cuando me sentía tan agotada que nisiquiera podía mover los dedos bien para ponerme a escribir en el computador, se me ocurrió una idea brillante, genial, única, maravillosa o al menos yo lo pensé así en ese instante. Es algo que funcionaria perfectamente para blogueros cuando andamos muy ocupados, con poco tiempo para dedicarle al blog.

La vida te da sorpresas

El día en que Luca llegó a la casa, su primer día como miembro de esta familia, mi tía declaró rotundamente que no tendría nada que ver con “ese perro”, ni con su comida, ni su baño, ni recoger las sorpresas que deje en el patio ni nada de nada. Ella dijo que quería un doberman, no esa “cosa que no es de raza”. Que pena pero ella no es la dueña de la casa así que eso no lo puede decidir; de malas.

Powered by WordPress